El conjunto villalbino consiguió la victoria (1-2), merced a un partido laborioso y de mucho sacrificio. Los goles de Juanito adelantaron a los atléticos en dos ocasiones. A pesar de no jugarse nada, los locales hicieron un partido muy intenso.

A estas alturas de temporada cada punto, cada jugada, cada segundo de partido suponen un esfuerzo titánico. Eso es lo que se vio en Villanueva del Pardillo. El filial de los locales llegó al encuentro con los deberes hechos y conocedor de otros resultados su objetivo de la permanencia estaba conseguido. En contra de lo que pudiera parecer, los blanquiazules salieron al campo con el cuchillo entre los dientes.

Por su parte el Atlético Villalba tenía que conseguir la victoria para seguir dependiendo de sí mismo sin mirar a los rivales. Y el partido se fue convirtiendo en una bola de intensidad y de tensión.

En el arranque, ninguno de los equipos controlaba del todo las facetas del juego, si bien es cierto que los locales no llegaban con peligro, el Atlético Villalba intentaba tener más presencia en ataque. Borja, fue el que protagonizó los ataques más prometedores de un Atlético Villalba que no pudo abrir el marcador hasta el minuto 31. Fue entonces, cuando tras una jugada bien hilvanada Juanito se adentró dentro del área cuando desde una posición escorada batió al meta con un soberbio tiro.

Hasta el descanso, el partido siguió por los mismos derroteros, con mucha intensidad y con una lucha encarnizada por cada balón.

Ya en el segundo acto, los locales salieron sin ninguna presión y dieron un paso en busca del empate. Lo intentaban de una forma directa, pero la solidez defensiva de los villalbinos no dejaba pie a muchas concesiones hasta que en una desafortunada jugada llegó el polémico empate. Una jugada terminó con el balón en banda para que el Pardillo metiera en el área el balón y ahí hubo hasta cuatro tiros a portería que sacaron entre Javi y los defensas, pero según el asistente uno de los despejes se hizo con el balón ya rebasando la línea. Fue él y no el árbitro el que señaló gol a pesar de las protestas de los atléticos y la sorpresa de los locales por la concesión de un tanto, más que dudoso.

Pero los hoy visitantes tiraron de orgullo y casta para cinco minutos después volver a romper el empate con un nuevo gol de Juanito. Una magnífica jugada personal de Seidel, que había entrado en lugar de Braiden, acabó con un tiro a portería que el meta local logró desviar pero Juanito, muy atento, recogió el rechace para en plancha anotar el 1-2.

Hasta el final el partido se convirtió en una gran lucha, en la que el Pardillo lo intentaba y los visitantes merodeaban la sentencia pero sin acabar de llegar.

Victoria importantísima para un Atlético Villalba que sigue dependiendo de sí mismo para seguir en los puestos de privilegio de la clasificación.

El próximo domingo, Atlético Villalba y Academia Alcobendas -11:45h.- se medirán en el último partido de la temporada en el feudo villalbino.