Los de David Muñoz se repusieron al tanto inicial del CD Galapagar “B”. Los villalbinos dominaron todas las facetas de la segunda parte y merecieron más. Isma fue el autor de un soberbio gol en El Chopo.

 Punto y final. Se acabó la mala racha del Atlético Villalba. Si bien no pudo conseguir los tres puntos, sí que acabó con las dudas con respecto al juego, y volvió a mostrarse como un equipo sólido y con un muy buen trato del balón. Los de David Muñoz, sin embargo, no empezaron de la mejor forma el encuentro en Galapagar. Los locales, muy intensos y con un juego duro se hicieron con el dominio territorial, y las disputas caían de su lado.

La insistencia local acabó con una desafortunada jugada en la que tras un rechace, Sergio Más, el delantero galapagueño, batió a Javi con un remate de cabeza a placer. El marcador reflejaba el 1-0 y las cosas se ponían cuesta arriba para el cuadro visitante. Poco a poco, los hombre de David Muñoz se fueron reponiendo y empezaron a llegar al área contraría sin grandes ocasiones pero si con dominio. La oportunidad más clara estuvo en las botas de Borja que tras una jugada por línea de fondo, el esférico terminó en el poste.

El primer acto dejó paso al descanso, donde los dos equipos buscaron la mejor fórmula para conquistar los tres puntos, pero el que dio con la tecla fue el Atlético Villalba. El balón empezó a estar bajó su mandato con mucha continuidad, y el partido se vivió en esta segunda parte en el campo local. La entrada de Fran Dorado revitalizó ese empuje hasta que Isma después de una gran jugada batiera la portería de Iván, colocando el 1-1 cuando corría el minuto 60.

Quedaba mucho aún, y los hoy visitantes, sin ponerse nerviosos, siguieron con ese dominio volcados en busca de la victoria. El control era claro y la forma de jugar desarbolaba en ocasiones la poblada defensa galapagueña pero el gol no acaba de llegar.

En el tramo final, el empuje era absoluto y Seidel con un tiro que se colaba lo intentó, al igual que todo el equipo que con fases de buen juego y de soltura consiguió recobrar sensaciones. Pero los tres puntos  no acabaron de caer, y al final empate que sirve a los de David Muñoz para terminar con una mala racha de dos partidos perdidos y sumar un punto importante.

La lucha por los puestos de arriba sigue encarnizada, y quedan ocho jornadas en la que sólo la constancia y el empaque dilucidarán los se llevan el gato al agua.

El próximo domingo tendremos una nueva oportunidad en la Ciudad Deportiva de Collado Villalba a las 11:45h recibiremos al Calasanz Pozuelo, donde se confía en que los tres puntos se quedarán en casa.