Los villalbinos se adelantaron en el marcador al inicio del partido, pero Cerceda dio la vuelta al encuentro tras la salida del descanso. Los visitantes jugaron con un hombre menos casi todo el encuentro. Javi Nuñez, portero visitante se erigió como héroe del partido.

El Atlético Villalba sumó un punto en un partido loco y de alternativas que estuvo marcado desde el arranque del encuentro. En los primeros minutos, el delantero de Cerceda, Kiko, vio la tarjeta roja directa por una entrada desmedida a destiempo sobre Juanito que dejó a los suyos con un hombre menos. Esta vicisitud, fue aprovechada por el Atlético Villalba para lanzarse a por el encuentro.

Sólo corría el minuto cinco y tras la expulsión, los villalbinos lograron adelantarse en el marcador fruto de un balón parado rematado por Juanito y que fue desviado por un defensa de Cerceda. El gol entono a los locales que siguieron en busca de la portería para aumentar distancias. La más clara de esta mitad fue para Jota, que tras un pase en profundidad, recortó a su defensor y disparó encontrándose con el poste como obstáculo. Mención especial el apartado de postes del Atlético Villalba, en 29 jornadas 19 envíos repelidos por postes o larguero.

La intensidad del partido se reflejaba en los banquillos en un capítulo que merece mención aparte. El descanso pareció traer la calma y los equipos se fueron hacia vestuarios con la intención de seguir con un intenso derbi pero tras la vuelta al terreno de juego comenzó el esperpento.

Se entiende como esperpento según la RAE al “género literario que se caracteriza por la presentación de una realidad deformada y grotesca y la degradación de los valores consagrados a una situación ridícula”. Nos ceñimos a los hechos. Sin arrancar el encuentro, el entrenador visitante se dirigió al banquillo local con malas formas, malas palabras, provocaciones y demás “lindezas” ante el estupor del trío arbitral que, sin iniciarse la segunda mitad, tuvo que expulsar al delegado que hace las veces de entrenador David García.

Calmadas las aguas, el fútbol volvió a hacer acto de presencia y el Atlético Villalba pagó la falta de intensidad con la que salieron a este segundo acto. En un golpe de fútbol ofensivo, Cerceda en un minuto remontó el partido. Mención especial tiene “Paletas”, el delantero que pese a que en esta ocasión no anotó, cuajó una gran actuación  focalizando el fútbol ofensivo de su conjunto.

Los locales dieron entrada a Fran y Borja para dinamitar el ataque, y el fruto se notó desde su entrada. A penas unos minutos después, el propio Fran Dorado consiguió el empate con una bonita jugada que culminó dentro del área con un tiro cruzado.

El tanto espoleó al conjunto atlético que se volcó a por la victoria. Fue entonces cuando emergió la figura de Javi Nuñez, el meta de Cerceda. Paradas de todo tipo evitaron el gol, un tiro lejano de Fran que detuvo con la ayuda del poste, y otro remate de Seidel que desvío de forma prodigiosa con un pie milagroso.

Al final, un empate que deja a los dos conjuntos en la zona alta en medio de la encarnizada lucha por los puestos de ascenso.

Quedan cinco partidos, que tienen el carácter de final en una liga loca de resultados en la que nadie puede pronosticar lo que sucederá.

El equipo villalbino tendrá una nueva oportunidad el próximo domingo desde las 11:00 de la mañana en Nuestra Señora del Recuerdo de Madrid.