Sergio adelantó a los villalbinos en los primeros minutos. Los locales apretaron en la segunda parte y lograron empatar, pero un golazo de Almodóvar en los últimos minutos decantó el partido para los de David Muñoz.

Se cumplieron los pronósticos en el Municipal Puerta de Madrid. El frío, la cantidad de público y un partido de alto voltaje. Los ingredientes estaban listos para entrar en la coctelera de 90 minutos que fue el partido. Y es que los partidos que viene con la etiqueta de “derbi” tienen muchos más componentes alrededor que los puramente futbolísticos.

El partido arrancó con un claro dominio visitante que desde el inicio inquietó la portería local, primero con un remate el palo de Álvaro y después con otro remate de Sergio que esta vez sí que iba a poner el 0-1 en el marcador en el minuto 3. A partir de ahí, el Atlético Villalba manejo el tempo del partido. Sin grandes ocasiones, aunque con la sensación de que cada vez que llegaba lo hacía con peligro. Los locales lo intentaban con sus armas, pero no parecían suficientes para tener ocasiones. Mediada la primera parte, la lesión de Maypu hizo variar ligeramente lo que hasta entonces se estaba viendo, y el encuentro se tornó bronco, con muchos parones y poco vistoso.

Tras el descanso, Cerceda se fue en busca del empate asumiendo más riesgos, los mismos que propiciaban robos de los villalbinos que rondaban la portería visitante. Pero de nuevo el balón parado hizo su aparición, y en un pequeño barullo en el área los locales empataron, corría el minuto 65y el partido subió de intensidad.

Ninguno de los dos equipos se conformaba con el empate y se barruntaba que un detalle podía decantar la balanza. Ese detalle se disfrazó de número “14”. En el minuto 80, un codazo (bastante feo) sobre Álvaro se sancionó con una falta en la frontal del área. Y fue entonces cuando el “14” sacó su calidad a pasear con un espectacular tiro que se coló irremediablemente por la escuadra de la portería. El “14” había decidido el partido con un golpe de calidad que a la postre iba a ser un golpe de autoridad. El “14” era Almodóvar. Salió desde el banquillo, marcó y dio ese plus para conquistar los tres puntos.

En los compases finales, los locales buscaron el juego directo, pero se encontraron con un muro infranqueable.  Además, alguna contra peligro de los de David Muñoz. También hubo alguna falta muy dura que el árbitro se encargó de sancionar.

Al final, tres puntos más para el Atlético Villalba que tiró de oficio, solidez y EQUIPO. La calidad de los villalbinos es incuestionable pero puesta al servicio del conjunto les hace más fuertes.

Ahora toca descansar antes del último partido del 2017, el SAD Fundación Recuerdo visitará la Ciudad Deportiva de Collado Villalba el sábado 16 de diciembre a las 19:00.