Los de David Muñoz pasaron por encima del CD Galapagar con un contundente 3-0. El buen juego de la primera mitad y la pegada en el segundo tiempo marcaron el triunfo local. Linares, Juanito y Ali fueron los autores de los goles.

El esperado partido entre el Atlético Villalba y el CD Galapagar “B” tuvo un marcado dominador de principio a fin. Los villalbinos impusieron su ley como locales y desde los primeros compases del encuentro fueron los protagonistas del mismo. Si bien en los primeros minutos, los nervios de un encuentro de estas características hicieron que las imprecisiones reinarán, la sensación de peligro se fue inclinando rápidamente de color atlético. La posesión del balón y el fútbol tenía siempre el sello local que lo intentaban jugando el balón y enlazando con sus jugadores de arriba.

Primero Jota con un intento desde fuera del área y después dos jugadas a balón parado inclinaron el campo hacia la portería galapagueña, hasta que Linares, tras un córner, logró poner el 1-0 que hacia justicia en el marcador, cuando el horizonte del descanso se empezaba a vislumbrar.

El gol hizo daño a los visitantes y aunque lo intentaron antes del fin de la primera parte, se estrellaron una y otra vez con una sólida y seria defensa villalbina.

Ya en el segundo acto, Juanito aprovechó una buena jugada para batir en el mano a mano al portero visitante y abrir distancia en el luminoso. Un 2-0 que reflejaba lo que se estaba viendo en la Ciudad Deportiva de Collado Villalba. A partir de ahí, el partido se desarrolló con otro guión, de oficio por parte local y de exceso de ímpetu por el lado visitante. Los minutos corrían y la sensación de que el tercero estaba al caer era latente. Tanto fue así que Ali, que entró desde el banquillo para cuajar una buena actuación, cerró el resultado y cerro la conquista de los tres puntos y un marcador más que justo.

Victoria que sirve a los de David Muñoz para alzarse al segundo puesto de la clasificación. La semana que viene visitarán el siempre complicado feudo del Valle las Cañas para medirse ante otro de los gallitos de la Liga, el AD Calasanz.