El equipo serrano mostró fases de gran juego y pegada en un partido controlado de principio a fin. Seidel en dos ocasiones, Fran Dorado, Tarek y Braiden fueron los autores del resultado más abultado de la temporada.

Con una postal invernal de bajas temperaturas y una fina, pero constante, nevada se presentaba en la Ciudad Deportiva de Collado Villalba el primer partido de la segunda vuelta. El Colegio El Prado visitaba a un Atlético Villalba que aún tenía en mente la derrota de la primera jornada de liga en su visita a los colegiales. Aunque lejos, aquel tropiezo escoció y mucho, por lo que los de David Muñoz no estaban dispuestos a repetir lo sucedido, algo que se notó desde el arranque del encuentro.

El dominio del balón era de los locales que buscaba trenzar desde atrás y meter un cambio de ritmo en los últimos metros para intentar abrir el marcador. Con Seidel y Fran Dorado, muy activos, las ocasiones no tardaron en llegar. Tan fue así, que en el minuto 9, Seidel abrió la lata tras finalizar con un potente tiro ante el que nada pudo hacer el meta visitante. Este gol no hizo más que espolear a los villalbinos, que buscaban cerrar el partido cuanto antes. Poco después una de las jugadas más bonitas del partido, acabó, tras una pared, con Fran Dorado ante el portero, pero estrelló el balón en el travesaño.

Poco después, de nuevo otra jugada tras una larga posesión terminó con el esférico en las botas de Fran que esta vez batió al guardameta por bajo. El 2-0 dejaba el partido casi sentenciado con apenas 25 minutos de juego. Hasta el descanso el peso del partido siguió el lado local con ocasiones para hacer el tercero, pero los goles iban a tener que esperar.

La idea del Atlético Villalba tras el descanso fue cerrar el partido lo más pronto posible. Con los visitantes un poco más arriba, el conjunto de David Muñoz encontraba muchos huecos y en uno de ellos vino la sentencia. De nuevo la conexión entre Fran y Seidel acabó con un centro del primero, para que el “7” villalbino pusiera el 3-0 y la sentencia.

Con media hora por delante, los locales bajaron la intensidad y el encuentro entró en una fase de imprecisiones. Los movimientos en el banquillo de los locales dieron entrada a jugadores con hambre que siguieron buscando aumentar la renta. Pero eso no fue hasta los minutos finales, cuando Braiden y Tarek aprovecharon los espacios para volver a poner el peligro sobre la portería visitante. Ambos gozaron de varias oportunidades, pero fue Tarek el que primero anotó tras una jugada que sentó a varios rivales y al portero en dos ocasiones. Con el tiempo cumplido, Braiden cuajó una jugada individual que terminó en penalti y que el mismo se encargó de transformar para redondear el resultado.

Victoria importante que sirve para seguir en la lucha liguera y demostrando que el equipo tiene mucho potencial y unos mimbres de equipo sólido. El próximo domingo Atlético Villalba visita a Las Rozas – 14:00 Navalcarbón – en la que es siempre una difícil salida.