Dos goles de Álvaro dejaron el partido encarrilado en la primera parte. Los villalbinos se mostraron como un grupo sólido en defensa. El dominio en las dos áreas, clave del partido.

Que los villalbinos están cuajando una buena temporada es algo visible a simple vista. Pero los tintes que está cogiendo el equipo de David Muñoz hacen presagiar que la emoción de la temporada va para largo. Compromiso, trabajo y después más trabajo, están siendo los ingredientes de una receta que de momento tiene muy buena pinta.

El partido ante el Recuerdo no fue otra muestra más de que cuando el trabajo se hace bien, el resultado suele salir igual de bien. En un extraño horario de tarde, y en sábado, la grada acogió una gran entrada merced a los jugadores de La Mina y sus familias, que quisieron acompañar a su equipo en este último partido del año. Ni el frío hizo mella, y la Ciudad Deportiva Municipal se vistió con una buena entrada, y una gran animación con cánticos a jugadores y equipo.

En lo futbolístico, los locales quisieron imponer su dominio desde el inicio del partido, pero el colegio Recuerdo no vino de comparsa y en algunos tramos disputaron el dominio del balón. La sensación de peligro en este primer periodo venía siempre de parte local, que querían finiquitar el encuentro lo antes posible. Las ocasiones merodeaban la portería visitante hasta que Álvaro en el minuto 31, de un sensacional testarazo abrió la lata en un saque de esquina.

Cada vez que se producía una llegada al área de los colegiales se notaba que en cualquier momento iba a producirse otro gol. A punto estuvo Ali, en un mano a mano que pudo significar el segundo tanto, pero volvió a ser Álvaro en el minuto 42. Esta vez desde dentro del área resolviendo un barullo y llevando a los suyos con una ventaja de dos goles al descanso.

La segunda parte se contagió del frío. Los de David Muñoz cedieron un poco la iniciativa a su rival, pero las contras de estos eran muy peligrosas y casi siempre traducidas en ocasión de gol. El Recuerdo arriesgó y en este segundo acto tuvo un par de ocasiones que fueron desbaratadas. Aún así, las más claras fueron de nuevo para los visitantes que se vieron revitalizados con la entrada de Braiden y Jota al terreno de juego. Ellos, fueron protagonistas de la gran ocasión, un contragolpe que a punto estuvo Jota de traducirlo en el 3-0. También pudo Sergio con un tiro desde el centro del campo que el portero logró desviar a duras penas.

Tras esta victoria y con los resultados de la jornada, el Atlético Villalba alcanzó el liderato por primera vez en la temporada y despedirá 2017 desde lo más alto. Ahora toca descansar y cargar las pilas de nuevo para afrontar un apasionante 2018. Estamos seguros de lo que le va a pedir la plantilla a sus majestades los Reyes Magos, veremos si se han portado bien y les traen lo que desean.

¡Feliz Navidad! ¡Feliz 2018!